Proclamando el amor y la unidad del pueblo de Dios
  Sanidad en la Iglesia
 





I. SANIDAD EN LA IGLESIA

La iglesia somos todos nosotros los que hemos aceptado y recibido al Señor Jesucristo como el único, suficiente y personal Salvador. Como nuestro Señor y como nuestro rey.
 
Hoy vamos a definir lo qué es para la Iglesia la sanidad interior y la importancia que tiene.

Jeremías 30:17

SANIDAD- Tiene una raíz común con las palabras salud y salvación. Describe un estado de equilibrio emocional, físico, social y espiritual, que le permite a una persona funcionar,  no solo como una criatura de Dios, sino como un hijo(a) formado(a) por Dios

INTERIOR- Del hombre interior. Se refiere al verdadero yo. Cuando usamos la palabra interior se refiere a lo que en filosofía se conoce como el ente y en la Biblia como Ser. 1ª Tesalonicenses 5:23 dice: Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo…
 
2ª de Corintios 4: 16; dice: Por tanto, no desmayemos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día”.
 
Efesios 3: 14-16; dice: Por esta causa doblo mi rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu.
 
El instrumento más importante de Dios para la sanidad del mundo, debe ser  la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo.
Dios ha querido delegar en la Iglesia, la gran encomienda de ejecutar su plan de redención. Dios desea que la Iglesia sea un instrumento a través del cual, Él pueda cumplir su plan de redención con la humanidad.

Mateo 4:23 dice: Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

En este versículo se encuentra un resumen del Ministerio de Jesús:
A)  enseñó
B)  predicó
C)  sanó
Donde  quiera  que  Jesús  fuera,  la multitud  le rodeaba sedienta de escuchar la Palabra. Llegó el momento en que la mies se hacía mucha y escogió a doce discípulos.
 
Mateo 10: 1 dice: Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad  y toda dolencia.
 
Los doce salieron, enseñando, predicando y sanando, pero ellos no eran suficientes, entonces Jesús  escogió a setenta y los envió con la misma comisión. Los setenta, no fueron suficiente para alcanzar a todos los sedientos. Así que, finalmente el Señor comisionó a TODA LA IGLESIA, diciendo: ID por todo el mundo y predicar el Evangelio a toda criatura”. Dios constituyó a  unos Apóstoles, a otros Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros, a fin de perfeccionar a los santos.
 
Ahora bien ¿Qué significa perfeccionar a los santos? Perfeccionar a los santos es adiestrar, capacitar y formar a cada uno, para que sean discípulos, con la misma misión de los doce primeros discípulos. Juntamente con el propósito de convertir a la iglesia en un gran centro de capacitación, tenemos que reconocer que estamos ministrando a un mundo enfermo. Jesús sana en todas las áreas.
 
Estamos en tiempo de hacer énfasis en esa parte del Ministerio de Jesús, que era la sanidad, tanto física como interior. Isaías 61: 1- 4; dice: El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón,  a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová,  y el día de venganza  del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sión se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del  espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para la gloria suya. Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.
 
El Señor sana en todas las áreas del ser humano. El Señor quiere capacitar a cada miembro de las congregaciones y que la Iglesia sea un lugar de refugio y restauración.
 

 

 
  4845 visitantes¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=